El Proyecto

Consorcio

Centro Tecnológico L’Urederra
Centro Tecnológico L’Urederra

Beneficiario Coordinador, Centro Tecnológico L’Urederra, es una entidad privada sin ánimo se dedica a la investigación, desarrollo e innovación como instrumento fundamental para lograr un mayor desarrollo económico y social a nivel regional, nacional e internacional. La investigación técnica aplicada está basada principalmente en dos áreas diferenciadas: nuevos materiales y medio ambiente avanzado, en los cuales posee gran experiencia y conocimiento.


Magnesitas Navarras, S.A.
Magnesitas Navarras, S.A.

Beneficiario Asociado, Magnesitas Navarras, S.A. explota desde el año 1945 el yacimiento de Magnesita (Carbonato Magnésico) de Eugui, en el Pirineo Navarro, extrayendo un mineral a partir del cual se obtiene Óxido Magnésico (MgO) tras un complejo proceso minero e industrial.

En la producción de estos productos principales es donde se producen los subproductos, uno de los cuales será elegido para el tratamiento de eliminación de fosfatos. Por tanto, MAGNA se encargará de aprovisionar el agente precipitante en las condiciones adecuadas para desarrollar el proceso con el objetivo de dar una aplicación al subproducto y valorizarlo.


Servicios Montejurra, S.A.
Servicios Montejurra, S.A.

La actividad principal de la empresa Servicios de Montejurra (SMSA) consiste en la gestión de residuos urbanos, incluyendo su recogida y posterior tratamiento integrado, así como de la Gestión y Promoción del uso racional del Agua dentro de los límites de la Mancomunidad de Tierra Estella. Para realizar con éxito su tarea, SMSA dispone de los medios materiales y humanos necesarios, entre los cuales cabe citarse: una variada flota de camiones cisterna, una amplia serie de depósitos de agua estratégicamente distribuidos y varias depuradoras de aguas residuales entre las que destaca la situada en Estella.

Durante el proyecto SMSA aportará sus propias instalaciones para implementar en ellas la tecnología desarrollada. Inicialmente se encargará de aportar los conocimientos y la información requerida sobre sus instalaciones, con el fin de definir los requerimientos técnicos del dispositivo de depuración. Una vez que éste se haya implementado, la empresa llevará a cabo las pruebas de funcionamiento del dispositivo in situ.